0

Comunicación Digital (2) La interacción como participación.

photo-1451481454041-104482d8e284

Imagen by Jordan Whitt

El maestro construye la escuela, el periodista es el mediador entre la actualidad informativa y el ciudadano. La interactividad permite que unos y otros, que ya no son instructores, ni transmisores, generen procesos de interacción.

Esta segunda pieza es la clave que sostiene las tRic, esa R de R-elación que abre dos direcciones.
– La relacional de las habilidades psicosociales (HpV), que permiten aprender, conocer, convivir en común. Es decir, la tecnología al servicio del educador y del periodista.
– La relacional de las conexiones entre unos conceptos y otros, unas disciplinas y otras. Sí, es verdad que el entorno digital complica el análisis en profundidad, pero facilita la asociación y la conexión. A modo de ondas expansivas, siempre en movimiento.

Así, la I de las TIC, no solo es acumulación de datos y contenido inútil. En la medida en que el factor R-elacional permite y facilita la inmersión y la interacción, el usuario –convertido en individuo conectado, en #inteligenciacolectiva- forma parte del conocimiento.

La navegación por la red en la barca relacional provoca un proceso integrador. La inmersión gratificante, la interacción reflexiva y dialógica, mueven las emociones positivas y dinamizan las conexiones cognitivas. Los itinerarios hipertextuales, si están bien trazados, se cruzan y bifurcan con sentido en un acto de creación y análisis, en el proceso de alfabetización, que no es un acto individual, sino colectivo.

Por tanto, el Factor R cuestiona el despotismo imperante de la tecnología y sus tecno-utopías:
– En una relación con la I-nformación, a la que invita al análisis y el pensamiento crítico. Dime donde pones la cámara y te diré quién eres. En una búsqueda de la información útil y significativa porque las redes sinápticas permiten ese conocimiento conectado.
– En una relación con la T-ecnología, para que pueda facilitar, como lo hace en el ocio digital, la expresión de los gustos y necesidades, del valor convesacional, del intercambio, el préstamo, el remix.
– En una relación con la C-omunicación, demasiado subordinada a la tecnología. Una relación que modifica el “feed-back” por el “feed-feed” (Aparici y Silva, 2012), para construir conocimiento y comunidad desde la mediación y la reciprocidad.

gabelas

Profesor de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad de Zaragoza. Investigador en Social Media y Comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *