0

Comunicación digital (1) Se levanta el telón.

image1

Ilustración by Nerea Anónimo

Los próximos seis jueves queremos divulgar los aspectos relevantes de nuestro libro Comunicación Digital. Nos gustaría mantener con todos vosotros una conversación en las redes, así como han sido las horas presenciales y las virtuales las que han tejido lentamente el contenido de este libro, en el que muchos habéis participado directamente.

Nos acompañan en este viaje Alba @oficial_cmv y Nerea @nereatts, a través de sus podcast y videoanimaciones que completan y enriquecen nuestro texto, que es de toda la comunidad @TRICLab, y que tendrá la composición de un puzle.

¿Por qué un puzle?

  • Porque el curso pasado organizamos una dinámica lúdica interactiva en las redes a través de la plataforma @INED21 los #juevesdepuzzle que construyeron la escritura colectiva a lo largo de seis semanas, y que son parte de la reflexión escritas y las prácticas que hemos realizado estos últimos cinco años.
  • Porque construir un puzle es montar y desmontar piezas. Como la escritura y lectura en la web también lo es. Deconstrucción y reconstrucción, codificación y decodificación. Análisis y producción. Son ejercicios binarios que solo tienen sentido en su reciprocidad.

Es decir, jugar delante del puzle es como interaccionar con las pantallas, explorando las diferentes piezas, en el cambio de posiciones y ángulos, en la escritura colectiva y recreativa.

Comenzamos hoy con la primera pieza “Se levanta el telón”. El próximo jueves exploramos los “cimientos de la comunicación digital”. Al siguiente contaremos “cómo participamos”. Presentaremos una “hoja de ruta” para no perder el norte de nuestra lectura y escritura. Abriremos las “redes de las mediaciones” y finalmente os explicaremos el “cómo se concreta nuestro viaje en un espacio formativo que puede ser virtual o presencial.”

Laboratorio se escribe con B de TRICLab . Experimentación y ocio son dos claves que han formado la identidad de esta plataforma colaborativa e interdisciplinar, en la que profesionales de la educación y la comunicación unen ilusión y esfuerzos.

El modelo educativo institucional está marcado por una clara linealidad y verticalidad en sus parámetros comunicativos. El centro de la autoridad del saber han sido la letra y el número en el soporte impreso, las paredes del aula han marcado la rigidez espacial, y los horarios, la solidez temporal. Con la aparición de las denominadas “nuevas tecnologías”, y los diferentes programas institucionales en sus múltiples versiones, desde el proyecto Mercurio, Atenea, Escuela 2.0, concentrados en las (mal) llamadas TIC, la integración de la tecnología en el aula, ha sido básicamente para repetir de modo crónico las estructuras verticales y unidireccionales, sólo centradas en la instrucción, pero sin considerar apenas las  dimensión comunicativa de las propias TIC.

Del mismo modo, las redacciones de los medios de comunicación tradicional están todavía adaptando sus rutinas de trabajo a un cambio de mentalidad, en el que el soporte no es lo importante, sino la distribución de sus contenidos. Y en el que las audiencias se han convertido no sólo en objeto, sino también en sujeto del mismo quehacer informativo y comunicativo.

Como indicamos en tiempos líquidos, la sociedad del siglo XXI ha dejado de moverse en conceptos perdurables y duraderos, es decir sólidos, para desembocar en una realidad definida por Bauman “modernidad líquida” que no se puede planificar y que nos lleva a transitar sin saber por dónde ni hacia dónde, sin posibilidad de planificación y obligándonos a vivir en unos mundos definidos por la fragilidad, la inseguridad, lo momentáneo y lo transitorio. Bauman justifica el uso del término “líquido” en estos contextos porque son las sustancias líquidas las que tienen dificultad para mantener su forma.

Internet es una red global con poder de procesamiento de información y comunicación multinodal. No distingue fronteras y establece comunicación fluida entre todos sus nodos. La imagen de red, que configura y constituye nuestro cerebro, es una sugerente analogía para entender que el trabajo, el pensamiento y la cultura tienen hoy una estructura y sentido comunitario.

 

 

gabelas

Profesor de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad de Zaragoza. Investigador en Social Media y Comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *