0

Bájate la app (1)

APP 1-01

La comunicación es móvil o no es; la educación es comunicación o no es. Las apps son hoy una evidencia de esta movilidad. Este post mantiene la línea de otros, en su deseo de difundir y divulgar la investigación.“Bájate una app” ha sido el trabajo final de máster de Julia Benito, que he tenido el placer de dirigir, y que es el referente de este artículo.

Aguado, Feijóo y Martínez (2013) recogen las tres dimensiones que utiliza McQuail para dibujar la naturaleza mediática. Los dispositivos móviles reducen su tamaño, permiten el acceso inmediato y mediado (dimensión tecnológica); con contenidos/servicios comercializados (dimensión institucional), que se concretan en consumos culturales (dimensión cultural), en contextos de lugar, tiempo, uso y situación muy diversos.

Invitamos a reflexionar y experimentar con el uso de los dispositivos móviles y sus apps correspondientes desde una metodología de enseñanza y aprendizaje. McLuhan visionó los medios electrónicos como prolongación de los sentidos. No queremos prótesis tecnológicas que clonen una educación tradicional, buscamos crear un entorno educomunicativo en el que la era de las TIC, es cuestionada y replanteada por los horizontes de la innovación en el entorno TRIC, el foro está abierto.

El factor R de las TRIC revoluciona, modifica, propone cambios. Relaciona entre sí varios elementos y relativiza su importancia. R-elaciona con la información y lo incita al análisis y el desarrollo del pensamiento crítico, en una búsqueda del conocimiento para potenciar la “I” de la información, ya que su capacidad sináptica permite conexiones, aprendizaje asociativo en el que contextualizar la información.

El Blended Learning o aprendizaje semipresencial (mixto), como indica Brodsky (2003), “no es un concepto nuevo. Durante muchos años hemos combinado clases magistrales con los ejercicios y prácticas, los estudios de caso, juegos de rol”. No es necesario que los docentes y y los estudiantes coincidan en el mismo espacio para desarrollar la materia.

Se retroalimenta la virtualidad con la presencialidad. En lo que hemos denominado cuarto entorno los elementos que intervienen en el proceso de comunicación son los mismos (emisor, receptor, canal, mensaje), pero las relaciones que ellos establecen son las que han  cambiado. Además, el entorno digital, produce un fusión del online y offline, una zona de simbiosis y sinergias, que requiere un análisis y una praxis holística. Un entorno que ha propiciado un emirec/prosumer en plataformas multicanales, multiformatos, multigéneros y subgéneros en un mensaje intertextual que expande multiples significados y recreaciones.

MR8XR9SQMD

Imagen by P. Rougier

 Con sus limitaciones:

  • Brecha existente entre estudiantes (generación) y docentes (generación).
  • Centros y alumnos que no disponen del equipo necesario, conexiones estables.
  • Estudiantes desmotivados porque no se sienten parte de un equipo.
  • Estudiantes que no disponen de las habilidades informáticas para organizarse y planificarse.
  • Necesidad de más tiempo por parte del profesorado para realizar un seguimiento y una atención, a veces personalizada.

Con sus ventajas:

  • Flexibilidad para realizar actividades asincrónicas, que permite que el estudiante avance a su ritmo.
  • Movilidad, para superar las barreras físicas, territoriales y de tiempo, lo que aumenta la accesibilidad.
  • Eficacia y diversidad. El estudiante gestiona su aprendizaje con el asesoramiento del docente. Un menú diverso de propuestas, itinerarios y actividades en la plataforma, facilita la apropiación de contenidos.
  • Interacción. La combinación de la plataforma y sus espacios colaborativos, con el propio espacio presencial y las redes sociales, bien orientadas, permiten una mayor interacción.

El m-learning es otra modalidad de aprendizaje muy vinculado al b-learning, dado que lo comprende en su modo de organización. Consiste en la enseñanza y aprendizaje utilizando dispositivos móviles. Presenta ventajas pedagógicas porque puede ofrecer un aprendizaje personalizado en cualquier momento y lugar, además de ser atractivo para los jóvenes.

Nuestra constatación es que en la mayoría de los centros se percibe como negativo la inclusión de un smartphone. Para la investigación tuvimos que repartir circulares reclamando la autorización de los padres, y permiso en los centros, incluso sorprende que los propios alumnos tampoco estaban muy convencidos, ni seguros para sacar el teléfono móvil.

Recogemos el enfoque de Vygotsky que concibe las herramientas TIC (TRIC) como creaciones de la sociedad en la historia, internalizadas mediante un proceso de mediación del entorno, que introducen nuevas formas de interacción.Así pues, como indicen Aguado, Feijoo y Martínez (2013), “El desarrollo reciente del ecosistema móvil plantea un horizonte extremadamente interesante tanto de oportunidades y desafíos como de incertidumbres y transformaciones, especialmente en el ámbito de las industrias culturales y los contenidos digitales. Interés que aumenta por la relevancia de la movilidad en el paisaje de la convergencia digital”.

En el próximo post describiremos una galería de apps para la inserción de la pedagogía móvil y sus propios procesos.

 

gabelas

Profesor de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad de Zaragoza. Investigador en Social Media y Comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *