Educación: umbrales, imágenes y palabras.


Durante mucho tiempo la educación consistió en un juego de lejanías, como si el saber se dijera solo, a través de nuestros labios. Durante demasiado tiempo nos negaron las emociones en el decir, los contextos del decir, la belleza del decir. Durante demasiado tiempo nos pusieron modelos inalcanzables frente a los cuales nuestra experiencia aparecía como un balbuceo incomprensible.

Daniel Prieto

adolescentes

En el último congreso de educación mediática celebrado en Segovia en 2013, tuve ocasión de conocer a Daniel Prieto , con quien disfruté de  agradables conversaciones. Me regaló un libro que guardé, hoy he leído y suscita este post.

Daniel habla de los umbrales para describir la educación. “En la medida en que entro o salgo de la vida de mis alumnos” está en juego mi mediación educadora. Si entro mucho invado su intimidad, impongo, violento, dogmatizo. Si entro poco soy distante, desconozco, no empatizo. He estado muchos años entre y con adolescentes, se dice que no es una edad fácil, se dice que es muy complicado estar con ellos en una clase, se dice que son problemáticos. En mi opinión y desde mi experiencia, no es cierto. Pero hay que encontrar un equilibrio, que nos devuelve a los umbrales. Cercanía para estar con ellos, conocerlos y que te conozcan; distancia para ser “autoritas”, no autoridad. “Autoritas” que se demuestra desde el buen ejemplo, y la admiración,  no desde el poder y el control.

El respeto que el educador tiene a su alumno será, en gran medida,  el respeto que el alumno tenga a su profesor. Esa mezcla de cercanía y autoritas concede un lugar privilegiado, ocupa el umbral adecuado para educar. Los adolescentes no son problemáticos, provocan situaciones problemáticas, como las provocamos los adultos, abuelos, jóvenes o niños. En todos los casos aparece el conflicto que o bien lo percibimos como algo negativo, o lo sentimos como una oportunidad para aprender. Esto segundo, con la adolescencia funciona muy bien. Lo hemos dicho en laberinto emocional y visión holística.

No cabe ninguna duda que el proceso educativo es un relato. Una historia que podemos construir junto a nuestros alumnos de muchas maneras. En plena era digital, puede resultar anacrónico hablar de las relaciones entre la palabra y la imagen, y más de una vieja técnica llamada  fotopalabra, que busca que las “imágenes hablen” o mejor, que nosotros “hablemos con ellas”.

La hemos utilizado muchas veces, en diferentes contextos ( clases, tutorías, cursos de formación…) y con distintas intenciones. Ofrece muchas posibilidades expresivas y comunicativas y recuerda que a pesar de que naveguemos por Internet, palabra-imagen son la esencia del contenido digital.

La imagen tiene la ventaja de que apela directamente a la emoción y facilita la expresión. Su potencial simbólico, abre y excita una interpretación diversa. En lo denotativo,  la imagen muestra, y “leemos” lo que muestra. Es una mirada objetiva, enumerativa, resultado de la descripción. En lo connotativo es una mirada subjetiva, producto de la interpretación y la valoración, del contexto y la experiencia del espectador.

Para profundizar y desarrollar estos aspectos disponemos de la pionera referencia de los cursos de lectura de imagen de la UNED, que en momentos se desgrana con la siguiente entrevista. Disponéis de otros ejemplos en los siguientes recursos: connotado y denotado, connotativo y denotativo.

Las fotografías alimentan la dinámica de la fotopalabra. Es decir, crean un ambiente y un espacio para la expresión y la comunicación con y a través de las imágenes.  En una presentación muy sencilla observamos dos opciones:

Dinámica abierta.

  • Se extienden las fotografías en el centro y se lanza al grupo una pregunta abierta. Pongamos por caso que vamos a comenzar un proyecto y les preguntamos ¿Cómo se sienten, qué expectativas tienen, qué esperan de los compañeros?
  • Les pedimos que seleccionen una imagen que exprese estas expectativas.
  • A continuación lo verbalizan en el grupo.

Dinámica cerrada.

  • Todo el proceso inicial  idéntico, pero arrancamos con una pregunta concreta, dado que la fotopalabra se centrará en un tema. Supongamos que comenzamos o terminamos un estudio sobre las redes sociales.
  • Pregunta: ¿cuándo estamos en las redes sociales, cuál es el principal riesgo?
  • Del mismo modo que antes seleccionan la imagen, y después la verbalizan.

Este el planteamiento básico que se pueden completar con otras dinámicas. Por ejemplo, que en grupo elaboren una secuencia con las imágenes seleccionadas, y la presenten al resto del curso. O bien una vez seleccionada la imagen, los demás se pueden preguntar cualquier cosa relacionada con cada una de las imágenes elegidas.

Os facilito la siguiente dinámica, donde fotopalabra vertebró un curso de formación para varios educadores.

José Antonio Gabelas Barroso

Coordinador, fundador e ideólogo de la plataforma TRICLab. Socio fundador del GICID. Profesor de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad de Zaragoza. Doctor en Ciencias de la Información. Director de la colección Comunicación y Medios (1998-2006). Editor desde 2007 del blog “Habitaciones de Cristal”.

Te puede interesar

Dejar comentario

Síguenos

Encuéntranos en las redes sociales, comparte y expresa tus opiniones.

Scoop.it

Scoop.it

TRICLAB

TRICLAB

¿De qué va esto?

Ámbitos de comunicación audiovisual y competencia digital.

Síguenos en: Facebook

ContentArt

ContentArt