InteRmetodología: visión holística, utopía posible


madre tierra 1

Nos ha sorprendido la diáfana lucidez de Firtjof Capra,  científico físico e investigador  que explora los trabajos de Leonardo da Vinci en sus estudios sobre la naturaleza. En su “Learning from Leonardo” destaca la visión orgánica que tenía el sabio renacentista del mundo y de la naturaleza. “Todo está interconectado”, “Lo esencial no es la materia, sino las relaciones”.

Recoge una bellísima analogía entre la tierra y el cuerpo, en la que el agua es la sangre; la tierra, la carne; los estratos rocosos, los huesos; las mareas, las pulsaciones… Una visión holística en “un sistema vivo es más que la suma de las partes”.

Cuando empezamos a hablar del #FactorR también utilizamos la analogía del lago para describir cómo los resultados se pueden convertir en procesos; los alumnos en profesores, el sistema de valoración en dinámicas; la información en camino hacia el conocimiento a través de la interacción.

Escarpinosa

Antes también habíamos utilizado la analogía del retrovisor para describir las TIC y como la escuela y, por extensión todos los niveles educativos,  se encuentran en términos generales a mucha distancia de lo que ocurre en las prácticas digitales cotidianas que realizan los alumnos, a pesar de los numerosos programas institucionales y contenedores del tipo Escuela 2.0. El “retrovisor” es una sugerente imagen que explicita donde se coloca la mirada de los alumnos cuando el sistema formativo propone su modelo TIC de comunicación, y por ende, de educación. Al mismo tiempo, describe la fenomenología del “vehículo” tanto en su espacio interior, como exterior. Todo lo que ocurre “dentro del coche” sugiere la vida de los alumnos, sus motivaciones, intereses, preocupaciones y proyectos. Pero al mismo tiempo, las ventanillas del vehículo permiten ver la rapidez del viaje.

Y de esta última analogía pasamos a una potente y persistente paradoja. Mientras se defiende una educación mediática que sostiene la capacitación en TIC, se satanizan los usos y prácticas digitales de los alumnos (redes sociales, videojuegos, dispositivos móviles…). Se introducen las TIC pero se niegan sus usos sociales y prácticas culturales. Es decir, mientras que desde una perspectiva técnica/instrumental/transmisora, se aboga por la necesaria capacitación en TIC, se demonizan sus usos desde la perspectiva cultural. Una versión más del concepto elitista de ilustración asociado a la escuela, que se proclama “alta cultura”, al mismo tiempo que desprecia la baja cultura o cultura popular vinculada a las prácticas digitales.

Como alternativa a este enfoque y modelo queremos incoporar el “Factor R” (relacional) que es multidimensional; además de sináptico,   elemento potenciador y sustancial del mismo acrónimo TRIC.

El nuevo entorno de prácticas culturales y digitales que experimentan los jóvenes en los entornos tecnológicos podemos definirlo como TRIC (tecnologías + relación + información + comunicación), que contiene otro concepto y otro enfoque de la educación para los medios y de la comunicación para la educación.

El concepto de TRIC supera el mero determinismo tecnológico, el término “relación” imbrica todo el potencial de la multialfabetización que se produce en las interacciones en el plano creativo y crítico de cada uno de los coautores o mediadores.Las mediaciones han llegado a los espacios virtuales. Las propias redes se han convertido en un mapa nodal integrador de diferentes tipos de mediación, que se suman a los escenarios presenciales, representados por los contextos de pertenencia (familia, escuela y grupo de iguales) y a los de referencia, donde se sitúan los propios medios de comunicación en el entorno digital.

En ese complejo entramado de inteRmediaciones, confluyen un gran elenco de fortalezas y debilidades, de manera endógena; y se advierten determinadas oportunidades y amenazas, en relación con la vertiente exógena. Estos factores se derivan de las relaciones positivas o negativas de las que se nutre la red de redes. Relaciones  que también son sensibles a la contaminación informativa o “ruido mediático”, la violación de la privacidad, y el desplazamiento y/o sustitución de espacios y situaciones de encuentro presencial.

Imagen Madre tierra: Leandro Montijano

Imagen Ibón de Escarpinosa. Batisielles: jciczgz

José Antonio Gabelas Barroso

Coordinador, fundador e ideólogo de la plataforma TRICLab. Socio fundador del GICID. Profesor de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad de Zaragoza. Doctor en Ciencias de la Información. Director de la colección Comunicación y Medios (1998-2006). Editor desde 2007 del blog “Habitaciones de Cristal”.

Te puede interesar

Dejar comentario

Síguenos

Encuéntranos en las redes sociales, comparte y expresa tus opiniones.

Scoop.it

Scoop.it

TRICLAB

TRICLAB

¿De qué va esto?

Ámbitos de comunicación audiovisual y competencia digital.

Síguenos en: Facebook

ContentArt

ContentArt