Factor R-elacional y modelos de convivencia familiar



“Enredados” realizado en Pedro de Luna, en el contexto del programa Pantallas Sanas.

El próximo foro  social con padres y madres en torno a las #TRIC, lo celebramos los días 27, 28 y 29  en el congreso Comunicación familiar en el entorno digital de la FAD, que nos brindará la oportunidad de dialogar y reflexionar sobre como vivimos y convivimos en un entorno digital.

¿Recuerdan cuando en las casas existía un televisor y la familia se agrupaba alrededor del mismo, del mismo modo que lo hacía unas décadas antes alrededor de una mesa, y antes, alrededor del fuego? La pregunta ni es retórica, ni pretende ser nostálgica.

Los hogares han cambiado su fisonomía, del cuarto de ver hemos pasado a múltiples rincones, en los que existen diferentes dispositivos con pantalla que nos permiten ocupar nuestro ocio con un amplio menú de opciones y con un grado notable de individualidad.

¿Dónde miran los padres y madres mientras sus hijos miran las pantallas?

¿Dónde mira la escuela mientras sus alumnos viven en su ocio digital? ¿ Mientras los alumnos y la ciudadanía son incompetente digitales?

Psiconutricion

Familia y escuela, tradicionalmente las dos instituciones educativas de los menores, hace tiempo que han sido desplazadas por el entorno digital.  ¿Es posible integrar este entorno en un nuevo modelo educativo, conversacional y convivencial?

Nuestra experiencia como ciudadanos, padres y madres entiende enseguida el concepto de dieta. Hace un par de años tuvimos la oportunidad de reunir a más de 30 expertos del campo de la educación, psicopedagía, nutrición y comunicación redactar esta publicación que converge en un potente concepto: dieta digital.

Comer, dormir o pensar con los cientos amigos de FB y los miles de seguidores de twitter debe ser algo trabajoso y bastante incómodo. ¿Qué tal una dieta digital?

 Para contextualizar esta dieta, ofrecemos un inicial “libro de instrucciones”:

  • Evitar el alarmismo en el tratamiento informativo sobre los menores y las nuevas tecnologías.
  • Precisar con rigor contrastado en fuentes creíbles y estudios actualizados cómo son estas prácticas culturales digitales en su triple nivel: uso, abuso y posible adicción o dependencia.
  • Comprender que nuestros hijos e hijas nunca son conflictivos, que lo pueden ser algunas situaciones, y que nuestra mediación será casi siempre (medio o largo plazo) el contexto de ayuda y acompañamiento que necesitan.

Junto al concepto de dieta digital, apareció obesidad digital, que Daniel Siebelg, de la consultora internacional JWT Intelligence , que alerta de esta creciente tendencia.  Más que un nuevo sedentarismo, lo califican como la consecuencia de un exceso de conexión, una obesidad que nace y crece de las muchas horas en la Web. La ansios actualización del muro de FB, los constantes mensajes de twitter o tuenti, la mirada clavada en el whatsapp… son algunos indicadores.

La dieta digital comprende cantidad y calidad.  Como padres y madres  decidir con nuestros hijos el tiempo que debe ocupar la dedicación a las diferentes pantallas, y cuáles son los contenidos más pertinentes según la edad. En ningún sitio está escrito qué es lo más conveniente, ni cuántas son las horas o los minutos precisos de cada pantalla, ni cuáles son los contenidos para nuestros hijos.  Será el propio contexto familiar y el conjunto de mediaciones como padres y madres, así como el modelo educativo que queremos para nuestros hijos, y el modelo de convivencia que deseamos para nuestra familia, lo que marcará este plan. Pero sí es necesario un plan, producto de esta dieta digital.

En nuestra dilatada experiencia con programa como Pantallas Sanas (enlace) hemos descubierto que educar es promocionar la salud, no sólo prevenir posibles riesgos y abusos, no sólo estar obsesionado con las medidas de seguridad, que también son necesarias. Pero si el consumo, la interacción, las conversaciones, los gustos, tendencias y preferencias de nuestros hijos están en su ocio digital, nos planteamos:

  • ¿Tiene algún sentido satanizar este ocio?
  • ¿Nos puede ayudar como padres y madres, también a nuestros hijos, conocer cuáles son estos consumos y posibles interacciones?
  • ¿Es posible que nuestros diálogos, guiños, roces informales giren en torno a estos contenidos digitales?
  • ¿El ocio digital de nuestros hijos no indica cómo y hacia dónde crecen?
  • ¿El modelo educativo que buscamos, por tanto, el modelo de sociedad que nos gustaría se puede alimentar de estos diálogos, reflexiones, observaciones, mediaciones?

 

 

 

Etiquetas:
José Antonio Gabelas Barroso

Coordinador, fundador e ideólogo de la plataforma TRICLab. Socio fundador del GICID. Profesor de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad de Zaragoza. Doctor en Ciencias de la Información. Director de la colección Comunicación y Medios (1998-2006). Editor desde 2007 del blog “Habitaciones de Cristal”.

Te puede interesar

Dejar comentario

Síguenos

Encuéntranos en las redes sociales, comparte y expresa tus opiniones.

Scoop.it

Scoop.it

TRICLAB

TRICLAB

¿De qué va esto?

Ámbitos de comunicación audiovisual y competencia digital.

Síguenos en: Facebook

ContentArt

ContentArt