Interactividad, factor R-elacional y periodismo



interactividadImagen tomada de Marcos Silva 

Interactividad, todos la quieren . Para los anunciantes y empresas porque en la medida en que “hacemos clic” disponen de un dato más de nuestro perfil. Para los cibermedios que todavían no encuentran el modelo de negocio y/o a pesar de la interactividad. Para los movimientos sociales que proyectan su tejido y dinamización interna en la proyección reticular virtual, como bien ha demostrado Castells en Redes de indignación y esperanza. Para el e-learning y el m-elearning que siguen  ensayando protocolos ante la avalancha de estudiantes, de todas las edades, que cambian las aulas y los pupitres por las pantallas interactivas.

¿Es tanta la interactividad que procura la red como la red dice? ¿De qué interactividad estamos hablando?

Ramón Salaverría diferencia cuatro tipos:

  • De transmisión: que activa y cancela una emisión.
  • De consulta: que elige una opción entre un menú
  • De conversación: puede ser bidireccional o multidireccional. El usuario escucha y habla.
  • De registro: el medio registra información de usuarios y adapta automáticamente formato y contenido.

Bachmann and Harlow  en Interactividad y multimedialidad en periódicos latinoamericanos,  recogen tres factores :

  • Entre comunicadores y el intercambio que se produce entre ellos.
  • En los medios, donde los usuarios pueden modificar contenidos y trabajar como productores
  • En la estructura más o menos jerárquica de los medios, en los que los propietarios disponen del control, y los usuarios no.

Orihuela  plantea como modelo ideal de interactividad la , conversación, en la que destaca:

–  Alejarse del vaciado de contenidos
–  Ofrecer contenidos configurables para dispositivos móviles.
–  Explorar narrativas multimedia.
–  Facilitar la participación ciudadana.

Por tanto, la interactividad admite diferentes grados y niveles, más allá del axioma generalizado de que la red es interactiva: que está al alcance de todos en cualquier lugar y  en cada momento;  que los usuarios también lo son, sólo porque navegan, se descargan documentos o cotillean, que también lo hacen.  Entendemos que ni la red es tan interactiva como promete, ahí tenemos la brecha digital con sus múltiples dimensiones, ni los usuarios son tan interactivos como nos dicen, ahí tenemos los estudios de alfabetización digital de la ciudadanía, tal y como hemos expuesto  en otros comentarios.

Hemos realizado algunas prácticas con los alumnos de cuarto de Periodismo, y hemos analizado el alcance de estos grados y niveles en algunos cibermedios. Os ofrecemos sus resultados en los siguientes ejemplos:

Tomada de Jot Down

 Imagen tomada del magazine cultural Jot Down. Análisis. 

Una-niña-sale-de-las-clases-de-apoyo-escolar-en-el-slum-de-Jahangirpuriv de

Una niña sale de las clases de apoyo escolar en el Slum de Jahangirpuriv. Imagen de Rebeca Mateos en Periodismo Humano. Análisis. 

Aquí disponen de otros ejemplos analizados.  Y de un análisis completo de la plataforma Orbyt de El mundo.

¿Es necesario un cambio en el perfil del periodista? ¿Es posible este cambio y cómo? Parece que sí, tal y como describe el Internet Center for Journalists, de quien recogemos el siguiente pautado:

– Compartir la información y ganar el apoyo de los “lectores”,
– bloguear de modo segura,
– crear credibilidad, documentando, exponiendo información precisa y plural,
– sistematizar la producción de contenidos, postear con periodicidad,
– diseminar, etiquetar o categorizar los contenidos (tags), usar agregadores,
– linkear y crear “seguidores”,
– contar historias interesantes, creativas, con estilo,
– analizar lo que se va a postear,
– “enredarse”  con otros bloggers para protegerse de amenazas o violaciones a los derechos humanos,
– ser responsable con el uso de la información, proteger a las fuentes y no lesionar los derechos de terceros y gestionar el blog en una manera conversacional y participativa.

 

José Antonio Gabelas Barroso

Coordinador, fundador e ideólogo de la plataforma TRICLab. Socio fundador del GICID. Profesor de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad de Zaragoza. Doctor en Ciencias de la Información. Director de la colección Comunicación y Medios (1998-2006). Editor desde 2007 del blog “Habitaciones de Cristal”.

Te puede interesar

2 comentarios

  • Ivan
    26 octubre, 2013 at 15:04

    La interactividad, como tantas cosas hoy en día, está sobrevalorada. En el mayor número de casos, el uso que se hace por la mayor parte de la gente de internet es un uso bastante pasivo. Y la forma de presentar la información por los periodistas también lo es.
    La formación del periodista supongo ha estado centrada en medios que se están quedando caducos, y eso es difícil de olvidar.
    Pero la interactividad exige un esfuerzo. ¿Está el usuario dispuesto a hacerlo?

    • José Antonio Gabelas Barroso
      gabelas
      5 noviembre, 2013 at 19:31

      Gracias Ivan por tu comentario. Se ha convertido en la nueva “piedra balsámica”, incluso se confunde con la participación, cuando lo primero está asociado a la tecnología y lo segundo a la cultura…

Dejar comentario

Síguenos

Encuéntranos en las redes sociales, comparte y expresa tus opiniones.

Scoop.it

Scoop.it

TRICLAB

TRICLAB

¿De qué va esto?

Ámbitos de comunicación audiovisual y competencia digital.

Síguenos en: Facebook

ContentArt

ContentArt