1

tecnología y cerebro

La lectura de Carr, “¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes? Superficiales” ,
a pesar de no gustarme el título por todo lo que tiene de apocalíptico, sí me ha confirmado algunas ideas que llevaba un tiempo rondando.

Son muchos los foros abiertos en los que se discute sobre los efectos y consecuencias de las TIC, y de las posibilidades creativas
de esta tecnología,  que prefiero denominar TRIC.
(tecnologías de la relación, información y comunicación) por todo el potencial relacional y convivencial que contienen, en un indescriptible juego de simulacros y máscaras que permiten aflorar nuestros diferentes “egos”.

Estos debates concluyen y afirman con frecuencia que las tecnologías son neutras, que dependen del uso, para que sean positivas o negativas. Ha pasado más de medio siglo que McLuhan intuyó en “el medio es el mensaje” que la tecnología en sí misma cambia nuestros modos de comunicación. Como cambia nuestras rutinas, costumbres. Carr comenta que su “cerebro es disperso y hambriento”, que cada vez le cuesta más leer un libro impreso. Quizá sea una experiencia bastante común en muchos de nosotros. Es posible que Internet haya facilitado, junto a otras muchas variables culturales, que los segmentos de atención se hayan reducido y que nuestros aprendizajes funcionen como las olas de un lago en contactos concéntricos, como sugiere Baricco,
en un aprendizaje superficial, intenso ,
como el  surfista que cabalga de cresta en cresta de la ola.

Por tanto, ni los usos, ni el análisis de los contenidos de  las TIC es lo esencial, los aprendizajes invisibles, la tecnología que es ideología, como ya dijera Postman ,
cambia nuestro cerebro. Un buen aviso para educadores y comunicadores.

En un próximo post os presentaremos algunas experiencias realizadas con periodistas y profesores que abordan esta cuestión.

gabelas

Profesor de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad de Zaragoza. Investigador en Social Media y Comunicación.

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *