0

dos historias muy lejanas

Una vez más, es la publicidad la que muestra y señala con su dedo colorista el blanco y negro de muchos niños y niñas que siguen buscando su gran juguete: los padres.

Dónde están los papás y mamás, preguntábamos hace un tiempo. Y observámos algunos de los posibles riesgos, bien cuando no estamos, o bien cuando no conocemos lo que nuestros hijos pueden y deben hacer en sus juegos con las pantallas.

La publicidad es una gran escuela.  Con la compañía,  el diálogo sobre lo que nuestros hijos ven, juegan, conversan, interaccionan, podemos construir las narrativas de la vida. Aquellas en las que ellos crecen, y nosotros también.

Mientras veía muchos anuncios y muchos y sitios que enseñan a ver estos anuncios, he visto al cuentista y narrador Chejov. Y me quedo con este cuento para esta navidades.  Sólo son cinco minutos de lectura. Y valga la conexión con el anuncio inicial. Cuento_de_Navidad

gabelas

Profesor de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad de Zaragoza. Investigador en Social Media y Comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *