4

SOY ASÍ

He tomado este vídeo del Comité Adolescente Alape, que recoge uno de los principales conflictos que ayuda a crecer al adolescente. ¿Cuántas veces sus inseguridades y dudas, sus ansiedades y frustraciones, sus pasiones y desvelos, sus subidas y bajadas, son debidas a cómo se ven y los ven? El maltrato sutil, es un sugerente relato en el que la tensión entre lo interno y lo externo chocan como dos trenes de alta velocidad. Alcanzar la perfección física se ha convertido con frecuencia en un sueño imposible, donde no sólo, pero sí también, la moda y la dictadura de la imagen son sustanciales.

Las representaciones mediáticas construyen unos modelos y unos estereotipos juveniles que falsean, simplifican e impiden reflejar su pluralidad, diversidad y riqueza.  A continuación tenemos una buena galería de ejemplos. No es fácil la aventura ser uno mismo.

gabelas

Profesor de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad de Zaragoza. Investigador en Social Media y Comunicación.

4 Comments

  1. TODOS somos o hemos sido víctimas del maltrato sutil.
    La aceptación de uno mismo nos hace libres y nos capacita para amar (que no para querer, poseer…)

    • Ser uno mismo. Como padres y madres lo queremos para nuestros hijos. Como docentes, para nuestros alumnos, aunque el peaje sea “desaprender”.

  2. Efectivamente todos, pero en especial las mujeres recibimos el maltrato sutil todos los días, en muchas ocasiones lo tenemos tan interiorizado que no nos damos cuenta o nos parece “normal”. Aunque liberarse de estas ataduras suponga en parte “desaprender” comportamientos socialmente deseables en las mujeres, creo que es un poco más complejo que eso y hay elementos extrínsecos que interfieren ¿o acaso no existen intereses comerciales o sociales para mantener ese esterotipo de debilidad y sumisión?

    • Muchos intereses comerciales y muchos intereses para mantener un sistema en el que lo diverso no tiene importancia. En esa órbita de lo diverso, la mujer es un satélite destacado. Díme dónde pones la cámara y te diré quien eres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *