>REDES SOCIALES Y REPUTACIÓN


>

Aunque Howard Rheingold escribió Multitudes inteligentes en 2002, y llegó la traducción en español con Gedisa en 2004, este ensayo divulgativo permanece vivo. En una reciente relectura me ha llamado la atención una cuestión que plantea. Son útiles los sistemas de reputación (social) para la compra de libros las subasta en línea, ¿pero en cambio resultan inservibles para mediar en dilemas sociales más complejos?
Antes, Rheingold describe como eBay y Amazon, unen comercio electrónico, grupos de afinidad y control de reputación social en una potente dirección comercial, con un notable éxito, que se traduce en ventas millonarias. Ya hablamos en otro momento “Valen las trampas” sobre como funcionan los espacios de reputación social en la mayor industria del entretenimiento del mundo, los videojuegos en la red. Observamos como algo “mal visto” como “hacer trampas,” genera un espacio de colaboración y respeto mutuo entre las “veteranía” cooperativa y los que empiezan en la inmersión del videojuego.
La reputación social en las redes sociales está bastante experimentada en las grandes marcas y el marketing, así como en muchos aspectos del ámbito empresarial, tal y como quedó manifiesto en el último congreso en Málaga sobre Feed-back y social media. Las relaciones entre redes,reputación y marketing viral,son muy estrechas, como podemos observar en los siguientes ejemplos. Desde los estudios de la sociología estamos expectantes por analizar el desarrollo del prestigio social en el entramado de redes, de modo especial en puntos calientes de cambios sociales y estructurales.

Asistimos a conflictos sociales de gran envergadura como Túnez y Egipto . Observamos como las redes sociales tienen un protagonismo cívico y resolutivo en el desenlace de estos conflictos políticos. Nos preguntamos ¿Hasta dónde alcanza el grado de reputación social en las redes sociales, para la mediación eficaz y la resolución de estos complejos conflictos sociales? ¿Estas mediaciones son equivalentes a lo que tradicionalmente ha ocurrido en asociaciones políticas, sindicatos, ONGs y movimientos de liderazgo en Latinoamérica? ¿Podemos afirmar que la reputación social es factor que garantiza la cooperación, como sostiene Rheingold con múltiples ejemplos?

En una de mis últimas clases de ética, provocaba a los alumnos diciéndoles que nada en la vida es gratis. Que en todo caso, lo que más se acerca a la gratuidad (y tampoco lo es íntegramente, en mi modesta opinión) es el amor de los padres por sus hijos. Existe otra palabra que sustituye a la gratuidad que funciona en todos los aspectos cotidianos: la reciprocidad. Para los biólogos Pollock y Dugatkin, -señala Rheingold- , “la reputación se ha convertido en un baremo de la voluntad del individuo de actuar en reciprocidad, factor que aumenta la probabilidad de que sea elegido como compañero en actividades recíprocamente cooperativas como el reparto de los alimentos, el apareamiento y la caza en compañía.” Veremos como estos laboratorios sociales que son las redes, conforman y reforman el propio tejido social, en el que la reciprocidad es reputación.

Etiquetas:
José Antonio Gabelas Barroso

Coordinador, fundador e ideólogo de la plataforma TRICLab. Socio fundador del GICID. Profesor de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad de Zaragoza. Doctor en Ciencias de la Información. Director de la colección Comunicación y Medios (1998-2006). Editor desde 2007 del blog “Habitaciones de Cristal”.

Te puede interesar

Dejar comentario

Síguenos

Encuéntranos en las redes sociales, comparte y expresa tus opiniones.

Scoop.it

Scoop.it

TRICLAB

TRICLAB

¿De qué va esto?

Ámbitos de comunicación audiovisual y competencia digital.

Síguenos en: Facebook

ContentArt

ContentArt