2

>PANTALLAS Y FAMILIA

>


¿Dónde estamos como padres y madres, mientras nuestros hijos/as están con la tele, los dispositivos móviles, las videoconsolas, Internet, en las redes sociales o navegando por el ciberespacio? Esta vez empezaré la entrada con la pregunta.

Estoy en pleno circuito de charlas con la FAPAR, en los encuentros con padres y madres que organizamos todos los años en Aragón. Cada vez que me pongo delante de las familias para dialogar sobre como ha cambiado la convivencia doméstica en torno a ese “conjunto de rincones para ver, jugar, interaccionar juntos” no olvido que yo también soy padre y empiezo nuestro encuentro de la misma forma: relajándonos. Observo tras muchos años que las familias se podrían dividir en tres grupos (esto no es nada ortodoxo ). Primero, los padres y madres que nunca vienen a los encuentros (ni a estos ni a ninguno) y que por tanto, están despreocupados de la educación de sus hijos/as. El segundo grupo lo forman aquellos/as que vienen preocupados y ocupados en la educación de sus hijos/as, y también agobiados. El último grupo son las familias que viven la educación de sus hijos/as con dedicación pero sin agobios. Estos son los menos, por tanto me dirijo a los segundos y terceros.

Las pantallas han metido mucho miedo en el cuerpo de las familias, en parte por la satanización social, en parte por el desconocimiento que se tiene, sobretodo con Internet y sus usos (redes sociales, videojuegos, mensajerías…). Por tanto, empezamos con una pequeña terapia en la que somos conscientes de que hacemos lo que podemos, que es mucho, y en la que desmitificamos cada una de las pantallas, empezando por la tele y terminando por los videojuegos. Para, en un tercer momento, centrarnos en cada uno de los medios, entendiendo que así como planificamos el estudio, el descanso, las salidas, también debemos poner en nuestro orden del día, cada una de las pantallas. Desde un enfoque de “dieta de pantallas” dialogamos sobre como podemos ganar todos en calidad de vida y convivencia, que signficia dedicar un tiempo a la tele, otro a los videojuegos, otros a Internet, y cómo esta gran escuela parelela conforma los gustos, hábitos, y valores de nuestros hijos, y los nuestros propios.

Algunos recursos muy útiles para las familias son la Guía nuevas tecnologías en familia 2010, editada por el programa Pantallas Sanas. También puede ayudarnos para encontrar un consejo, un material o una orientación este banco de recursos. Hace muy poco proponíamos videojuegos para jugar en familia. En Aragón, hemos publicado un estudio pionero, que ha nacido de la colaboración que estos últimos años estamos teniendo con el programa Pantallas Sanas y FAPAR, en el que se ofrece la visión de las familias, diferenciando también los distintos entornos: rural y urbano, pues casi todos los estudios están centrados en la ciudad. Facilito el estudio: Consumos y mediaciones de familias y pantallas. Nuevos modelos y propuestas de convivencia. Sí, aunque el anuncio que introduce esta entrada tiene sus años, la sugerencia de su mensaje sigue muy presente.

gabelas

Profesor de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad de Zaragoza. Investigador en Social Media y Comunicación.

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *