1

>EL CINISMO DE LOS MEDIOS

>

Ayer varios informativos televisivos se hacían eco del grave accidente sufrido por un concursante en un célebre programa de la televisión alemana. Se realizaba en directo el programa de entretenimiento Wettes dass…?, (¿Qué apostamos…?), cuando el concursante Samuel Koch intentó saltar sobre cinco autos en marcha, con ayuda de una prótesis dotada de resortes. Perdió el equilibrio al saltar el cuarto obstáculo, cayendo de cabeza contra el piso y golpeándose el rostro. A fecha de hoy permanece en estado de coma. Añade espectáculo conocer que el auto sobre el que saltó Koch era conducido por su padre. El programa fue interrumpido. Se emite hace 30 años por la Segunda Cadena de la Televisión Pública Alemana (ZDF).
En EE.UU, ya se propuso televisar ejecuciones reales de condenados a muerte en los años setenta. Algunos de los que se oponían decían que la muerte por inyección letal no ofrecía una cobertura televisiva demasiado espectacular. Una vez más, esta noticia abre el debate de los límites del espectáculo. Ayer, cuando presentaban los telediarios españoles esta noticia, todos terminaban con una alusión a los límites del espectáculo , pero antes habían repetido varias veces las imágenes del accidente.
Nuestro país sigue siendo el único de la Unión Europea que no tiene Consejo Audiovisual, aunque dispongamos de tres consejos autonómicos: Cataluña, Andalucía y Navarra (por orden de aparición). El interés que tienen las instituciones sociales y educativas porque el usuario, consumidor y prosumidor sea activo y crítico es nulo. A pesar de las llamadas al orden de los organismos internacionales como el estudio realizado por la Comisión Europea en 2009 llamado for Media Literacy , que analiza la capacidad que tienen los ciudadanos para utilizar tecnologías y medios de comunicación y refleja a España en el puesto 14 entre 27 países.
Sí disponemos de una reciente Ley general de la Comunicación Audiovisual 7/2010, publicada el 1 de abril de 2010. Que establece (artículo 6,4) que “los poderes públicos y los prestadores del servicio de comunicación audiovisual deben contribuir a la alfabetización mediática de los ciudadanos”. Quienes consultéis la ley, veréis que incluso (artículo 47) se establecen las funciones del nuevo Consejo Estatal de Medios. Vamos, de risa.
La representación de la violencia vende fáciles titulares y mercadea de modo barato con las audiencias, pero las audiencias también se educan. Comentábamos dos eventos recientes que intentan afrontar esta necesaria alfabetización mediática en la creación de un seminario internacional, y la publicación de un libro que recoge las principales tendencias de trabajo en la denominada educomunicación. Una vez más, las asociaciones, profesionales de la educación y de la comunicación toman las riendas de lo que debe ser una educación del ciudadano para una sociedad crítica y responsable con sus consumos y producciones culturales. Sugiero que visitéis la red de investigadores CONINCOM, en la que diferentes educadores y comunicadores ofrecemos una reflexión y un trabajo de investigación sobre el impacto mediático y nuestra responsabilidad como mediadores para la comunicación.

gabelas

Profesor de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad de Zaragoza. Investigador en Social Media y Comunicación.

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *