2

>MITOS Y PERIODISMO

>

Preparamos Dani y yo un artículo sobre algunas prácticas de Internet para Gedisa, y en esta reflexión me tropiezo con un tema recurrente: los mitos y falacias en torno a estas prácticas. Christian Christensen pone como ejemplo y modelo WikiLeaks (del que ya hemos hablado). No identifica este sitio web con otros lugares de los llamados medios sociales como (Youtube, blogs, etc), aludiendo al primer mito: los medios sociales son homogéneos en virtud de sus tecnologías. Y defiende el sitio en cuestión porque su información publicada requiere un proceso de revisión.
Tampoco está de acuerdo en que el estado-nación agonice, segundo mito. Wikileaks “está semi-oficialmente radicado en Suecia y cuenta con la protección ofrecida por los denunciantes, las garantías relativas al anonimato de la fuentes conforme al derecho sueco”. Y llegamos al tercer mito: el periodismo ha muerto. Defiende este autor que Wikileaks decidió entregar sus informes a pretigiosos periódicos como The Guardian, The New York Times y Der Spiegel, antes de que fueran publicados online.
Pongamos en cuarentena la atribuida transparencia a los medios, hoy actualizada en la red cuando se la cataloga como universal, libre y abierta. ¿No creéis que deberíamos revisar estas angélicas visiones sobre muchas de las prácticas informativas, culturales y sociales alrededor de Internet ? Os dejo los siguientes sitios para continuar nuestro análisis 1 y 2

gabelas

Profesor de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad de Zaragoza. Investigador en Social Media y Comunicación.

2 Comments

  1. >Sin embargo, como la zanahoria tecnológica es tan apetecible, preferimos seguir sin mirar a los lados, sin echar una pausa al andar y reflexionar sobre lo que sucede. Preferimos creer aquello que nos cuentan y seguir jalando de la cachimba del opio digital.

    La red es una herramienta y nosotros le damos la apariencia con el uso. Quienes nos "prestan" sus recursos buscan "algo a cambio", un modelo de negocio. Es lo que son las grandes redes sociales. Y los usuarios, nosotros, formamos parte de él como consumidores involuntarios.

  2. >Ese "algo a cambio" que dices, puede tener muchos nombres, por ejemplo, privacidad. En efecto, la fascinación por la tecnología es irresistible porque "lo nuevo es lo bueno". Gracias por tu comentario, Ángel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *