0

>HOGARES, RINCONES, PANTALLAS

>

Los rincones del hogar familiar se han convertido en habitaciones de cristal donde se produce un dinámico mestizaje en el espacio y el tiempo. Lo privado se hace público en las ventanas de internet, lo público se hace privado en el habitáculo del adolescente y post. En nuestro paseo doméstico nos dicen: “Me he encontrado casos en que la infidelidad se produce en la misma camaSi recorremos la casa y llegamos al dormitorio nos encontramos, con la pareja de al lado, porque el otro, o la otra, está con su portátil chateando y flirteando virtualmente”, afirma Pérez Conchillo, director del Instituto de sexología. En la cama con el móvil, la tele y el correo.
Uno de cada cinco norteamericanos, lo último que hace antes de cerrar los ojos, no es dar un beso a su pareja; y lo primero al levantarse, no es acudir al baño, sino chequear su correo electrónico, según un estudio de Harris Interactive. Del mismo modo, el 67% de los hombres y el 64% de las mujeres se acuestan con el móvil, según el Pwe Research Center. En España no llegamos a tanto, pero el móvil se encuentra presente en el 93% de los hogares españoles, mientras que el televisor es el rey con un 99%, según el INE.
El debate está servido. Las nuevas tecnologías han flexibilizado los espacios más privados, han cambiado los hábitos de relación y comunicación familiar. ¿Estamos hablando de otra comunicación o de un descenso de vértigo por el tobogán del individualismo?

gabelas

Profesor de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad de Zaragoza. Investigador en Social Media y Comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *